Cruising gay madrid

Baños de clausura, personas meando sin mear y exceso de lavado de manos. Sólo disponía de un urinario, y estaba ocupado. También lo estaban los dos baños, donde había personas que, o no hacían ruido al mear, o no estaban meando. Hedor, ambiente cargado, miradas. Me puse a lavarme las manos, o a hacer como que me las lavaba, y nadie se movió. Entró un chico de unos 25 años que al ver el percal, salió en seguida, sin antes lanzarme una mirada de identificación. Decidí salir tras él, por si decidía ser mi guía hacia otras instalaciones. O por si de repente era el amor de mi vida.

Cuando salí me lo encontré haciendo como que miraba las cosas que había en la planta, justo a la salida de los baños: Pero me miraba, y mucho, desde donde estaba. Al verme salir e ir hacia él, emprendió la marcha. Lejos de llevarme hacia donde yo pensé, me descubrí siguiéndole por todo el centro comercial hasta su novia, que estaba mirando, en la planta de abajo, planchas para la ropa. Cuando entré en el baño estaba desierto.

Cruising en Madrid, España

Lo consideré normal, nadie podría querer follar allí con la decoración que encontré en las paredes. Me fui a otro sitio, espantado. Un baño donde, por encima de a pis y a heces, olía a sexo. En mi época de estudiante, yo trabajé en Fnac.

CRUISING - ZONA NUDISTA CASA DE CAMPO - MADRID

Era para vigilar el cruising. De todo. Serían suficientes para lavar mi imagen a ojos del vigilante de seguridad, que sabía que sospecharía de una persona con las manos vacías. Personas allí paradas mirando sus móviles, mucho trasiego arriba y abajo de las escaleras… Y me animé, lo de la Fnac no era cruising de ollas y rellenos de sostén, era cruising intelectual. Cuando subí, todo se desmoronó. El baño de hombres había sido, literalmente, fasciculado, para impedir cualquier interacción masculina homosexual. Habían matado al cruising. No me interesaba.

Había vivido al lado y lo conocía como la palma de mi mano. Sabía que aquella misma escalera de caracol era un lugar de encuentro, y que aunque pusiera "sólo personal autorizado" el acceso no estaba cerrado por ser una salida de emergencia. Lo sabía todo. Y todo seguía como yo lo conocía. Puede que hablando de dónde pueden ir para estar tranquilos. Puede también que hablaran del PIB mundial, aunque lo dudo.

go to link

Los 5 secretos del cruising gay en Madrid que van a poner a hervir tu fin de semana

La planta primera estaba abarrotada, llena de señores que, seguramente, hacían sus compras navideñas. Hasta la bandera. Allí no había cruising. La combinación de niños y lugares de cruising me resultaba verdaderamente poco deseable. Verdaderamente aquí sí hay tomate. Aunque sé a lo que voy y lo que me voy a encontrar, me siento muy violento por la escena. Si es la primera vez que vas, encontrar las zonas de cruising puede ser algo complicada… Te damos algunas indicaciones: Ahí es donde comienza esta zona de cruising de Madrid.

La Casa de Campo es un lugar discreto donde puedes encontrar a hombres desnudos, mayores, jóvenes, musculosos, haciendo deporte… y a familias con niños. Para de hacer lo que estés haciendo y cambia de lugar si aparece alguna. No molestes y no dejes basura. Ante las quejas de algunos usuarios del parque, se intensificó la presencia de vigilantes en la zona de cruising. Si vas de paseo por esta joya de Madrid, especialmente cuando la luz del sol ya es escasa, te recomendamos que estés atento. En la Plaza de Toros de las Ventas tienes que dirigirte al parking. Si deseas visitar un barrio abiertamente gay en Madrid acude a Chueca.

Una comunidad próspera con numerosos negocios gay friendly a poca distancia los unos de los otros: El desfile del orgullo gay en la capital española llega a un millón de participantes, y es muy bien aceptado por toda la población en general. Visto este panorama de Madrid, podemos entrar a responder tus preguntas: Y Madrid no es la excepción: Hay, sin embargo, de baños a baños.

Se encuentra en el Campo de las Naciones, a unos pasos de Ifema. Es un gran aparcamiento donde la celebración cruising es emocionante, y tal y como se hacía en los viejos tiempos: Se encuentra cerca de una zona de oficinas: Cuando los calientes días del verano no dan tregua, este zona del Cerro de las Canteras y del Chaparral del Casón reviste un escenario nocturno ideal para el cruising, si bien es un poco difícil de encontrar.

Inicia sesión: Cuentas de Google

Ideal si te gusta combinar el footing con el cruising. Es una zona universitaria arbolada, donde es posible encontrar a personas de todas las edades y orígenes, que llegan dispuestos a compartir experiencias y prodigar sensaciones.

SAUNA PARAÍSO

En un baño madrileño. Taconear al entra al baño es uno de los códigos frecuentes para los hombres en busca de una pareja casual.

Lo que hay que hacer entonces es dirigirse al extremo del baño. La gran mayoría de los hombres que practican el cruising no tienen interés en ser vistos, y prefieren la discreción.

admin